COSAS PEQUEÑAS

COSAS PEQUEÑAS

Por esas pequeñas cosas que te llenan el alma…

Hoy me he dado cuenta de que llevo un tiempo con muchas “pequeñas alegrías”. A veces son imperceptibles, en el momento de recibirlas no nos damos cuenta, pero cuando no las tenemos las echamos de menos, como todo en esta vida. Cuando te cruzas con alguien y sonríe, cuando escuchas tu canción favorita en la radio y sonríes, cuando recuerdas la última vez que hiciste el ridículo y sonríes, cuando recuerdas tu última caída en medio de la calle y sonríes o cuando alguien te dice te quiero y sonríes.

Todas y cada unas de las cosas que te saquen una sonrisa te llenan el alma, te convierten en quién eres, se van acumulando poco a poco con el paso del tiempo y forman tu carácter y personalidad. Si que es verdad que hay días malos, días en los que es muy difícil sacarte una sonrisa pero siempre, siempre hay que pensar que mañana hay una nueva oportunidad para seguir buscando cosas que te llenen el alma y te hagan crecer cada día más.

Con el tiempo me estoy dando cuenta de cómo cambiamos la importancia que le damos a las cosas, de cómo cambiamos nosotros mismos y nuestros gustos. Algo así como probar comidas nuevas, justo en ese momento sientes incertidumbre y a la vez rechazo por si lo que vas a probar no te gusta pero y la sensación de descubrir un nuevo sabor y que además está buenísimo? ¡Esa sensación es maravillosa! Y fijaros que pequeña e imperceptible es… He querido poner ese ejemplo porque es algo muy común en los niños o adolescentes que nunca quieren probar nada nuevo y cuando van madurando sus mentes se abren y descubren estás cosas tan pequeñas pero que nos producen picos de felicidad.

Para seguir con el hilo de la cocina he de reconocer que no me gustaba nada cocinar, cuando lo hacía era por obligación hasta que empecé a verlo de otra manera, adaptarlo a mis gustos y costumbres y aquí entran en juego otra vez las cosas pequeñas, en este caso la música, si la MARAVILLOSA  música, lo reconozco, si tengo música en la cocina puedo pasarme las tardes enteras allí dentro. Y es que no puedo vivir sin música y esto es algo pequeño y a la vez tan grande. Creo que nunca seré capaz de expresar lo que la música me hace sentir, lo que es capaz de transmitir simplemente con sonidos. Ya sabemos que las letras va a gustos de cada uno y te pueden emocionar más o menos, pero la música? Esas simples notas que ordenadas de la forma correcta te hacen poner los pelos de punta…eso si es algo que te llena el alma. No hay día tan malo que no se pueda arreglar con una buena canción.

Desviándome del tema pero siguiendo con las cosas pequeñas, como último ejemplo pondré un regalo que recibí estas navidades, en realidad fueron tres, los tres de la misma persona, los tres me encantaron, me chiflaron y me emocionaron pero el que más me gusto fue el más pequeño, el único que no tenía valor económico, aquel que sólo era un papel con las palabras adecuadas de la persona adecuada. Hay veces que no vemos cosas que tenemos delante o que están ocurriendo, hay veces que tenemos que abrirnos y dejarnos arropar por la gente que tenemos a nuestro lado, hay veces que tenemos que fijarnos en esas pequeñas cosas que nos alertan cada día sin darnos cuenta. Y sobretodo absorber todo lo que tenemos a nuestro alrededor y valorar todo lo bueno que tienen los días normales y corrientes porque qué pasaría si un día ya no tuvieras esas cosas que te hacen sonreír cada día? Qué ocurriría si no pudieses escuchar la radio de camino al trabajo? O que no funcionase la máquina del café? O que tus compañeros no te den los buenos días? O si tu madre no te dijera que te abrigues antes de salir de casa? O si tu perro no viene corriendo como loco a saludarte cuando llegas a casa? O si nadie te dijera te quiero? Lo que pasaría es que estaríamos vacíos, tendríamos el alma vacía, dormida y triste y eso no se puede arreglar con nada material, eso no se puede comprar, eso hay que alimentarlo cada día y hacerlo más grande, hay que regarlo y cuidarlo, mimarlo como si te fuese la vida en ello, porque al fin y al cabo tu vida consiste en eso, en llenar el alma con pequeñas cosas y grandes sonrisas.

S.

Imagen: el atardecer de un día memorable
en La Fagedà d’en Jordà, Olot, Catalunya.

Anuncios

2 comentarios en “COSAS PEQUEÑAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s