PERSONAS

PERSONAS

I’m amazed by the things that you would sacrifice
just to be there for me.
When I’m with you, I’m standing with an army.

“Estoy sorprendida de las cosas que sacrificarías
sólo para estar allí para mí.
Cuando estoy contigo, estoy de pie con un ejército.”

Army – Ellie Goulding

Nos alimentamos de las personas que tenemos a nuestro alrededor, somos lo que sentimos, lo que nos hacen sentir. No quiero a mi alrededor a nadie negativo, no quiero malas energías, ni muchísimo menos pensamientos tóxicos. Ya tenemos suficiente cada uno con los nuestros.

Por suerte existen personas llenas de luz y energía. Personas que hacen del mundo un lugar mejor. Que te hacen mejor persona. Son capaces de cambiar tu estado de ánimo cuando ni tú misma lo consigues, capaces de cambiar tu visión, de hacerte ver la vida de otra manera, capaces de proyectar su luz. Saben todo de tí, lo bueno y lo malo. Aún así, conociendo todas tus sombras, deciden quedarse a tu lado, comparten su tiempo y su vida contigo y además te ayudan a ser felices. Todo esto a cambio de absolutamente nada.

Están a tu lado en todo momento, aún cuando no las ves, o no hablas con ellas pero tienes la sensación y la seguridad de que siguen estando ahí. Personas que no te dicen lo que quieres escuchar, que no permiten que cometas errores, que no te adornan los oídos ni te llenan la cabeza de pajaritos.

Personas que te hacen tener los pies en la tierra, que te abren los ojos, que da igual si les haces caso o no, da igual si sigues sus consejos o en cambio, continúas con tu camino y acabas chocándote, estarán ahí, a tu lado, como sabías que iban a estar. Ojalá existieran más personas así.

Y ahora, espero y deseo que cada uno de vosotros que estaís leyendo esto, podáis pensar: “Sí, yo tengo ESA persona“. Cuidemos de ellas como el valor más preciado que tenemos porque a fin de cuentas, son eso, un tesoro que vale oro.

Y a ti, mi persona, no me saldrán adjetivos para describirte, pero sabes que eres mi ser de luz, te necesito para continuar mi camino y te debo tanto que me harían falta cinco vidas para devolvértelo.

S.

Imagen: un día nublado en Berlín,
dos personas felices, sonriendo, contemplando la vida.

A ti, que me besabas con la mirada.

A ti, que sólo con olerte te amaba.

A ti, que tan bien de mí hablabas.

A ti, que prometias tantas palabras.

A ti, que tan fácil creabas mis sueños.

A ti, que supiste hacerme feliz.

A ti, que tantas palabras mudas dijiste.

A ti, que mi piel erizabas.

A ti, que tantos te quieros te dediqué.

A ti, que te resultó tan fácil marchar.

A ti, amor, que me enseñaste

lo difícil que a veces es vivir.

S.

EL VIAJE

EL VIAJE

Soy, las ganas de vivir,
las ganas de cruzar,
las ganas de conocer
lo que hay después del mar.
Dame la mano
y vamos a darle la vuelta al mundo.
La vuelta al mundo – Calle 13

 

Pedaleo a un ritmo constante. Aire frío entra por mi nuca, me subo la capucha, se acabó el frío. Canto con entusiasmo la canción que nos acompaña en los últimos días. Giro la cabeza y veo un pintoresco edificio. Cruzamos el puente, vuelvo a girar la vista y me detengo, tengo que retener esta imagen en mi retina más de un segundo. Volvemos a pedalear, no sé a dónde, sólo sé que estoy viviendo.

Después de tres meses todavía soy capaz de cerrar los ojos y recordar todo lo vivido subida en aquella bicicleta berlinesa y lo echo de menos, pero no me pongo triste, recuerdo y sonrío, sonrío por ver lo feliz que soy capaz de ser haciendo lo que quiero, por ver lo fácil que puede llegar a ser sin poner complicaciones absurdas.

Son tantas las emociones y sentimientos que sentí en aquel viaje que me cuesta describirlos. Esa sensación de salir de mi zona de confort, de estar en otro país, en otra ciudad que no es la mía, otro idioma que para nada me resulta familiar, esas calles desconocidas y aún sentirme bien, sentirme cómoda y realmente feliz. Es muy contradictorio pero así es y así lo siento.

Viajar. Que bonita palabra. Que bonita sensación. Que maravillosa experiencia. Sé que no soy la única con este sueño, con el sueño de poder dedicar toda mi vida a viajar, a recorrer el mundo, a conocer cada rincón, cada país, cada ciudad, cada cultura. Es el sueño de miles de personas, lo sé, pero yo ya me siento satisfecha por poder cumplirlo aunque sea a tiempo parcial.

En una semana me vuelvo a ir de viaje, no se si superará a este último, si será mejor o peor, si me volveré a sentir igual que en aquella ciudad, lo único que sé es que voy a disfrutarlo como si fuese el único y último viaje y así cada uno de los que vengan porque adoro viajar, me da la vida y me hace plenamente feliz y si algo tengo claro, es que hay que luchar por lo que nos hace felices, ese es el verdadero viaje.

S.

Imagen: la felicidad personificada
en un parque de Berlín.

LIEBSTER AWARDS

LIEBSTER AWARDS

Hoy vengo contenta, feliz, entusiasmada y sobretodo muy ilusionada. Con menos de dos meses de vida el blog ha recibido tres nominaciones a los LIEBSTER AWARDS y a mi la única palabra que me sale es gracias, gracias y más gracias. Ya no por la nominación, sino por leerme, por dedicar un poco de vuestro valioso tiempo en mis letras, por cada comentario, por cada me gusta gracias, de corazón.

Y ahora vamos al lío, las nominaciones las he recibido de tres blogs buenísimos de los cuales soy seguidora, Emociones encadenadas , Nuestros instantes eternos y Saragrafias

La nominación consiste en contestar a las preguntas propuestas y para no hacer larguísimo el post he elegido una pregunta de cada una, allí van.

De todas las entradas que has publicado, ¿cuál es tu favorita? De momento, VACÍO, creo que es en la que más me abro como persona y explico sentimientos más duros y una de las decisiones más importantes que he tomado en mi vida.

¿Qué o quiénes te inspiran para escribir? No tengo a nadie en concreto, todo me puede llegar a inspirar, hasta una simple frase dibujada en la pared, depende del día y el momento.

¿Que te hace realmente feliz? Esta es una de las preguntas más díficiles que nunca nadie me había hecho. La he tenido que pensar mucho porque hay tantísimas cosas y emociones que me hacen feliz que es muy díficil elegir hasta que he llegado a la conclusión de que existe algo sin la cual no podría hacer nada de lo que me hace feliz, y es la libertad. Bendita libertad. No me imagino una vida sin ella y es que las sensaciones que te produce el poder hacer lo que quieras y lo que te propongas es algo grandioso. Hubo un tiempo en mi vida en el cual no disponia totalmente de esta libertad y creo que por eso hoy en día la valoro tanto. Así que rotundamente, lo que me hace realmente feliz es la LIBERTAD.

Después de este rollazo os dejo a mis nominados:

Mensajes sin remitente

Nunca dejes de volar

Señorita Saudade

No sin mis emes

Instantes imperfectos

Todos tienen algo especial, pasaos a echar un vistazo, merecen la pena.

Un abrazo.

S.

 

 

 

ELLA

Si mi amor, se puede 
tener el sacrificio del más fuerte
y nunca llegaría a parecerse 
ni a un cuarto del poder
que está en tu mente
Mi héroe – Antonio Orozco

Me despierto sudando, agitada, con la respiración entrecortada, dando gemidos por los delirios, giro la vista y esta ella. Con el trapo de agua fría ya preparado para calmar mi fiebre. Con los susurros y caricias necesarias para curarme o sino almenos tranquilizarme.

Cuando era pequeña y aprendía a montar en bici, en cada caída, en cada lágrima derramada me giraba y estaba ella para decirme que me levantase y continuase.

Cuando ya no era tan pequeña y llegaba a casa con un desastre en el pelo y un llanto desconsolado por aquella catástrofe (sí, soy muy dramática con estos temas) allí estaba ella para decirme, entre risas silenciosas, que sólo era pelo y que otra vez más, no pasaba nada.

Cuando llegaba a casa después de haber discutido con mi mejor amiga y creer que nunca más la recuperaría, lloraba entre sus brazos recibiendo los mejores consejos que nadie jamás me dará.

Cuando tuve, para mí, la peor ruptura del mundo, allí estaba ella, día y noche, aún sin hablar, aún diciendo cosas que yo no quería escuchar, estaba a mi lado, secaba mis lágrimas y acariciaba mi pelo.

Siempre, cada día de mi vida ha estado presente, con la fuerza de un huracán. Aún cuando ni ella misma podía con su cuerpo, ha sido capaz de arrastrar el de todos nosotros. Es el timón de nuestro hogar. Es la persona más luchadora que conozco, la más generosa, la más humilde y la persona con el corazón más grande de este mundo (para mí, obviamente).

No sé lo que la vida me deparará el mes que viene, ni dentro de 10 años, nosé en qué tipo de persona me convertiré, si haré las cosas bien o mal. Lo único que quiero es que sea como sea y haga lo que haga ella se sienta orgullosa de mí, orgullosa de haber criado a una persona fiel a sus principios y a sus deseos, una persona que luche por lo que quiere y consiga lo que se proponga. Y yo misma me sentiré orgullosa de mí siendo la mitad de fuerte que es ella. Y es que no soy capaz de imaginarme la vida sin ella.

S.

GANAS

GANAS

Voy a quedarme en este mar
aunque me estrelle entre las rocas.
No encontrar el equilibrio y agarrarse.
Lo contrario, de vivir es no arriesgarse
Entre la espada y la pared – Fito y Fitipaldis

 

Ningún día de nuestra vida no sentimos ganas de algo. Somos humanos y por naturaleza necesitamos cada día más para ser felices, y por desgracia, la mayoría de ellas son materiales. Deberíamos ser más humildes y sentir la ambición diferente. No deberíamos querer más, sino querer mejor. Deberíamos alimentar cada día nuestras ganas, pero ganas de esas buenas, de esas que nos hacen tan felices. Habrá días en las que estén más activas, otros más dormidas, pero vivas al fin y al cabo.

Ganas de vivir, de reír, de dar y recibir, de querer y sentirse querido, de avanzar, crecer, caminar, compartir, de borrar lo malo, de revivir momentos, de conocer y descubrir, de viajar, de soñar, de cantar y bailar, de disfrutar, de besar y abrazar, de sonreír, incluso ganas de llorar, pero que sea de felicidad.

Y así, en un círculo que nunca tenga fin por favor. Porque nuestras ganas deben ser esa llama que nunca se apaga, tienen que sentirse vivas y fuertes cada día de nuestra vida. Y yo tengo ganas de vivirlas.

S.

Imagen: las ganas del sol por darnos su luz.