VOLVERÍA

Volvería a sentarme en aquella esquina,
volvería a dejar pasar las horas
buscándote la mirada,
y a retirarla cuando tus ojos se cruzaran con los míos.
Volvería a reírme de todos tus chistes,
por malos que fuesen.
Volvería a tener conversaciones
interminables de madrugada,
sin importarme las horas dormidas.
Volvería a sentir las mismas mariposas,
esas que suben hasta la boca y bajan
Cuando tu pasas.
Volvería a acariciarte el pelo
hasta quedarte dormido.
Volvería a darte la espalda cuando estuviese enfadada,
y sé que volvería a rendirme cuando me acariciaras.
Sí, volvería a enamorarme de ti,
si yo fuese aquella, y tu fueses aquel.

S.

Anuncios

LUZ

LUZ

Bonita mañana, bonito lugar,
bonita la cama, qué bien se ve el mar.

Bonito es el día
y acaba de empezar.
Bonita la vida.

Bonito – Jarabe de Palo

Me despierto viendo amanecer, lo primero que ven mis ojos son aquel cielo ardiendo. Aquí hay colores que jamás antes había visto. Colores indescriptibles, incluso, creo que colores inalcanzables a nuestra vista, hay algo más detrás de esas nubes que no somos capaces de ver, solo sentir. Cierro los ojos y me dejo llevar, puedo sentirlo, siento la energía que me dan esos primeros rayos de sol, la luz que poco a poco se deja ver para darme la oportunidad de un nuevo día.

Y aquí es el momento que cojo aire, lleno mis pulmones, despacio, con tranquilidad, como si fuese mi última respiración, lo saboreo durante varios segundos y exhalo, exhalo el suspiro más largo y necesario de toda mi vida. Nunca antes había necesitado tanto respirar.

En ese momento doy gracias a la vida por ponerme en aquel balcón, en aquella ciudad, en aquella hora mágica. Y allí, en silencio, viendo como amanece, es la primera vez que siento que soy la única capaz de controlar mi felicidad, que la tengo en mi mano y debo luchar por sentirme igual de plena y feliz cada día de mi vida.

Desde ese día tengo un nuevo sueño en mi mente, quiero abrir los ojos cada día al amanecer, poder asomarme a la ventana y ver al sol salir de las entrañas del mar, tomarme todo el tiempo del mundo para desayunar y observar los colores mágicos que el sol es capaz de hacer. Sí, necesito esa luz para vivir, necesito sentir esa paz que solo allí conseguí.

S.

Imagen: colores y sentimientos
indescriptibles.

CAMBIOS

CAMBIOS

Es el momento de salir y respirar.
Es el momento de saltar
para caer, de pie.
El mejor momento – Pablo López

Y llega el momento en el que todo cambia. Sin saber por qué. Sin habernos dado cuenta, algo ha cambiado en nosotros. Alguna parte de nuestro interior se ha cansado. Ha dado un golpe sobre la mesa y está dispuesto a luchar para cambiar aquello que no le gusta. No le gusta vernos sufrir, no le gusta sentir como nos clavan puñales cada día mientras nosotros lo permitimos, no le gusta sentirse menospreciado, ni utilizado, ni muchísimo menos, sentirse inferior a nadie. Vale, tú lo has permitido durante mucho tiempo, pero se ha acabado. Tu cuerpo grita basta. Basta de manipulaciones, basta de falsas promesas, basta de malas intenciones. Sé inteligente y sigue el camino que tu cuerpo te indica. Ahora es el momento de que tú des el golpe en la mesa y decidas coger el timón de tu vida. Ahora es el momento de quererte más que a nadie, de sentirte arropada por los tuyos, de vivir sin sufrimiento, el momento de ser feliz.

S.

VÍVELA

VÍVELA

Una canción. Un himno. Una filosofía. Una palabra. Una orden. Todo en uno. Vívela.

Eso hago, a raja tabla, cada día, exprimiéndolo todo. De ahí mi pequeña desaparición. Estoy en una época bastante movida. Y lo mejor de todo es que es por decisión propia, cualquier plan que me proponen acepto, en el caso que no sea yo la que ya está tramando algo.

Tengo ganas de hacer mil cosas, todas a la vez, tener la sensación de no parar, de acabar el día y con un suspiro poder decir “qué dia” y así en un bucle infinito. Por supuesto que sigo teniendo ganas de escribir, muchísimas, es más, si no escribiese no podría hacer nada de lo anterior, ya sabeís, mi vía de escape. Pero creo que todos tenemos épocas en las que nos cuesta más abrirnos, momentos en los que, sin razón aparente, no tenemos la necesidad de gritarle al mundo lo que nos pasa. Por suerte no ha durado mucho y ya llevo días despotricando palabras por mis pequeños y rápidos dedos. Siento que voy a explotar, necesito soltar todo lo que llevo dentro, las cosas que he vivido, he sentido, he visto, todo. Y mientras tanto.. a seguir viviendo.

Así, sin más, VÍVELA!

Hasta muy muy pronto ;)

S.

Imagen: Málaga, su sol, su cielo y su luz haciéndome vivir