OLVIDO

OLVIDO

Mario Benedetti dice:
“Después de ese dolor redondo y eficaz,
pacientemente agrio, de invencible ternura,
ya no importa que use tu insoportable ausencia
ni que me atreva a preguntar si cabes
como siempre en una palabra.”

Y ahora es cuando yo me pregunto, ¿cómo puede ser que alguien quepa en una sola palabra?

Creo que la mayoría hemos pasado por ese momento, esa época en la que todo nos recuerda a la misma persona. Vemos su mirada en todos los sitios, olemos su colonia en cualquier lugar, las canciones se empeñan en recordarnos el dolor y las palabras no nos salen si no son para hablar de él.

Sientes un dolor indescriptible porque no es físico pero a la vez algo por dentro te quema, si lo nombran te clavan un cuchillo y si lo ves tus ojos derraman lágrimas de sangre. Incluso sientes vergüenza por reconocer tus debilidades, por admitir que te cuesta vivir sin alguien. Los días pasan como pasan las hojas del calendario, sin importarle a nadie, sin dejar una huella en tí.

Pero poco a poco el dolor se hace menos intenso y más soportable, las canciones comienzan a alegrarte los días, conoces nuevos olores que te hacen olvidar, comienzas a recuperar el sueño perdido y sobretodo llenas tu cabeza con nuevos sueños por cumplir. Y así paso a paso, cambio a cambio, hay personas que caben en una palabra, OLVIDO.

S.

Anuncios

DOS PALABRAS

DOS PALABRAS

No voy a hacerlo por ti,
no quiero darte tanto.
Sólo me sale a mí.
No te lo dije en alto,
pero basta de fingir.
Sincericidio – Leiva


Solo necesitas dos palabras para abrirte en canal. Dos palabras difíciles de decir. Dos palabras a veces imposibles de pronunciar. Dos palabras que siempre recordarás.Antes de decirlas sientes miedo, emoción y nervios. Sientes que la voz te tiembla. Piensas que serás incapaz de decirlas. De pronto, las mariposas que sentías en el estómago se han esfumado. Te entra un extraño tic en las piernas. Los nervios te recorren cada centímetro de tu cuerpo, haciendo que se te erice la piel. Por un segundo, solo por un segundo, el miedo se hace más fuerte tú y te hace pensar que no es la persona indicada para dedicarle esas dos palabras. Pero de repente, te mira, sonríe y el miedo desaparece. Los nervios se paran. Las mariposas de tu estómago han vuelto y revolotean fuerte sus alas. Se te olvida el mundo entero. Y entonces, como un suspiro, con los ojos llenos de vida y una sonrisa perpetua en la boca, exhalas esas dos palabras, esas tan bonitas y diferentes a la vez, esas que a veces duele decirlas, esas que todavía duelen más cuando es la última vez que las dices, esas dos palabras que nos hacen tan felices; te quiero.

P.d.: no olviden decir te quiero, nunca sabemos cuando será el último. (Apto para familia, amigos y parejas)

S.

HE VUELTO.

HE VUELTO.

Sí, he vuelto. He vuelto a respirar. He vuelto a querer respirar. He vuelto a caminar. He vuelto a creer en algo. No significa que haya vuelto la felicidad, pero sí la fuerza y las ganas de luchar. Algo ha cambiado, algo ha llegado a nuestras vidas para cambiarlas para siempre. Ha entrado algo que es mucho más fuerte de lo que nunca hubiésemos podido imaginar, pero nosotros, juntos, también estamos siendo más fuertes de lo que pensábamos. Algo ha llegado para quedarse, para revolverlo todo, para hacernos daño, para ponernos al límite y para hacernos sufrir, pero lo que no sabe esque estamos dispuestos a luchar, a pelear, a resistir y sobretodo a vivir.

Que nuestras ganas de seguir son invencibles y que aunque nos cueste días y noches de sudor y lágrimas saldremos de esta, porque tenemos alguien por el cuál luchar, alguien que se merece todo en este mundo y alguien al cuál jamás le soltaremos la mano.

Así que a tí, si tú, que la vida te ha puesto aquí en medio para hacer daño a tantas familias, no nos vamos a rendir, no vamos a bajar la guardia, seguiremos luchando igual que estos meses y tarde o temprano tendrás que marcharte por donde has venido, porque este no es tu lugar y porque esta familia no va a dejarse ganar.

S.

ROSA

rosaa.jpg

 

Y me enamoré,

como quién se enamora de un rosa,

hechizada por su belleza,

aún sabiendo el dolor que causan sus espinas.

Sabiendo que cuando la cojas

su frescura en dos días acabará,

su olor poco a poco se apagará

y su color acabará marchitándose.

Pero, si, siendo consciente de ello,

me enamoré.

 

S.

A ti, que me besabas con la mirada.

A ti, que sólo con olerte te amaba.

A ti, que tan bien de mí hablabas.

A ti, que prometias tantas palabras.

A ti, que tan fácil creabas mis sueños.

A ti, que supiste hacerme feliz.

A ti, que tantas palabras mudas dijiste.

A ti, que mi piel erizabas.

A ti, que tantos te quieros te dediqué.

A ti, que te resultó tan fácil marchar.

A ti, amor, que me enseñaste

lo difícil que a veces es vivir.

S.

ELLA

Si mi amor, se puede 
tener el sacrificio del más fuerte
y nunca llegaría a parecerse 
ni a un cuarto del poder
que está en tu mente
Mi héroe – Antonio Orozco

Me despierto sudando, agitada, con la respiración entrecortada, dando gemidos por los delirios, giro la vista y esta ella. Con el trapo de agua fría ya preparado para calmar mi fiebre. Con los susurros y caricias necesarias para curarme o sino almenos tranquilizarme.

Cuando era pequeña y aprendía a montar en bici, en cada caída, en cada lágrima derramada me giraba y estaba ella para decirme que me levantase y continuase.

Cuando ya no era tan pequeña y llegaba a casa con un desastre en el pelo y un llanto desconsolado por aquella catástrofe (sí, soy muy dramática con estos temas) allí estaba ella para decirme, entre risas silenciosas, que sólo era pelo y que otra vez más, no pasaba nada.

Cuando llegaba a casa después de haber discutido con mi mejor amiga y creer que nunca más la recuperaría, lloraba entre sus brazos recibiendo los mejores consejos que nadie jamás me dará.

Cuando tuve, para mí, la peor ruptura del mundo, allí estaba ella, día y noche, aún sin hablar, aún diciendo cosas que yo no quería escuchar, estaba a mi lado, secaba mis lágrimas y acariciaba mi pelo.

Siempre, cada día de mi vida ha estado presente, con la fuerza de un huracán. Aún cuando ni ella misma podía con su cuerpo, ha sido capaz de arrastrar el de todos nosotros. Es el timón de nuestro hogar. Es la persona más luchadora que conozco, la más generosa, la más humilde y la persona con el corazón más grande de este mundo (para mí, obviamente).

No sé lo que la vida me deparará el mes que viene, ni dentro de 10 años, nosé en qué tipo de persona me convertiré, si haré las cosas bien o mal. Lo único que quiero es que sea como sea y haga lo que haga ella se sienta orgullosa de mí, orgullosa de haber criado a una persona fiel a sus principios y a sus deseos, una persona que luche por lo que quiere y consiga lo que se proponga. Y yo misma me sentiré orgullosa de mí siendo la mitad de fuerte que es ella. Y es que no soy capaz de imaginarme la vida sin ella.

S.

RENACER

RENACER

Llenas mi vida de luz,
llenas el cielo, la tierra y el mar
y a mi tan solo se me ocurre amarte.
Y sólo se me ocurre amarte – Alejandro Sanz

 

Cuando algo te choca, te paraliza, te sorprende, te angustia, te emociona, en definitiva, te hace sentir, debes gritarlo bien fuerte al mundo entero, compartirlo con quien te rodea y quiera escucharte, porque como digo siempre, las mejores cosas se sienten.

Así que hoy me voy a salir de la normalidad y voy a hablar de una película. Sí, una película, pero no una cualquiera, hablo de una de esas que te calan hondo, que te dejan sin palabras las siguientes horas de verla, de esas que te enseñan a vivir y a sentir. Quién ame el cine tanto como yo me entenderá.

No voy a dar muchos detalles por si todavía no la habeís visto (debéis ir mañana mismo), pero si os hablaré de lo que me ha hecho sentir y de cómo me ha dejado después. He de reconocer que es una película dura, no espereis el típico drama que te saca cuatro lagrímas y te vas a casa tan fresco, no. Es una película con unos valores detrás inmensos, con unos sentimientos gigantes y con unas lecciones que soy incapaz de absorber en sólo veinticuatro horas.

He elegido esta canción para la entrada porque es con el sentimiento que más me he atrapado, con el amor padre e hijo, con ese amor inmenso e incalculable. Es el único capaz de hacernos cambiar, de convertirnos en otra persona, de empujarnos a hacer cosas inimaginables y de sacar fuerzas para sobrevivir de dónde ya no existen. Por ese amor somos capaces de todo y más. Además creo que somos personas tan interesadas y egoístas que no aprovechamos lo que tenemos, son personas que nos dan la vida, que luchan y se sacrifican por darte lo mejor de ellos, que darían su vida por la nuestra, que nos anteponen ante todo y ante todos, que siempre van a estar ahí pase lo que pase, nunca te van a abandonar. Así que creo que como mínimo debemos darle lo mismo que recibimos, las misma proporciones gigantescas de amor y la misma lucha diaria por permanecer unidos. Es lo mínimo que podemos hacer para agradecerles la vida.

Además encontraréis actos inimaginables del ser humano en situaciones límite, acciones que jamás pensé que alguien podría hacer, supervivencia al fin y al cabo. Hay absolutamente de todo lo que podaís imaginar. Hasta un amor de esos tan fuertes que contínua después de la muerte. 

Aparte de todo esto mencionar la brillante e inmejorable fotografía, merecedora del Oscar y cualquier premio existente en la tierra, de verdad que es alucinante. Y de los actores poco más que añadir a lo que dice el 99% de las personas, Leonardo DiCaprio es de otro mundo. Sí, ya lo he dicho, hablo de “El Renacido”.

Y acabo con esa palabra mágica, RENACER, algo imposible y alcanzable a la vez. Gente capaz de revivir cuando ya no tenía nada por lo que luchar, gente que cuando no tenía motivos para seguir viva supo darse cuenta del único y más importante de este mundo, que es vivir, estar vivo es el mejor argumento que tenemos para luchar. Seamos ese tipo de persona que es capaz de revivir y vivir.

S.