A ti, que me besabas con la mirada.

A ti, que sólo con olerte te amaba.

A ti, que tan bien de mí hablabas.

A ti, que prometias tantas palabras.

A ti, que tan fácil creabas mis sueños.

A ti, que supiste hacerme feliz.

A ti, que tantas palabras mudas dijiste.

A ti, que mi piel erizabas.

A ti, que tantos te quieros te dediqué.

A ti, que te resultó tan fácil marchar.

A ti, amor, que me enseñaste

lo difícil que a veces es vivir.

S.

Anuncios

EL VIAJE

EL VIAJE

Soy, las ganas de vivir,
las ganas de cruzar,
las ganas de conocer
lo que hay después del mar.
Dame la mano
y vamos a darle la vuelta al mundo.
La vuelta al mundo – Calle 13

 

Pedaleo a un ritmo constante. Aire frío entra por mi nuca, me subo la capucha, se acabó el frío. Canto con entusiasmo la canción que nos acompaña en los últimos días. Giro la cabeza y veo un pintoresco edificio. Cruzamos el puente, vuelvo a girar la vista y me detengo, tengo que retener esta imagen en mi retina más de un segundo. Volvemos a pedalear, no sé a dónde, sólo sé que estoy viviendo.

Después de tres meses todavía soy capaz de cerrar los ojos y recordar todo lo vivido subida en aquella bicicleta berlinesa y lo echo de menos, pero no me pongo triste, recuerdo y sonrío, sonrío por ver lo feliz que soy capaz de ser haciendo lo que quiero, por ver lo fácil que puede llegar a ser sin poner complicaciones absurdas.

Son tantas las emociones y sentimientos que sentí en aquel viaje que me cuesta describirlos. Esa sensación de salir de mi zona de confort, de estar en otro país, en otra ciudad que no es la mía, otro idioma que para nada me resulta familiar, esas calles desconocidas y aún sentirme bien, sentirme cómoda y realmente feliz. Es muy contradictorio pero así es y así lo siento.

Viajar. Que bonita palabra. Que bonita sensación. Que maravillosa experiencia. Sé que no soy la única con este sueño, con el sueño de poder dedicar toda mi vida a viajar, a recorrer el mundo, a conocer cada rincón, cada país, cada ciudad, cada cultura. Es el sueño de miles de personas, lo sé, pero yo ya me siento satisfecha por poder cumplirlo aunque sea a tiempo parcial.

En una semana me vuelvo a ir de viaje, no se si superará a este último, si será mejor o peor, si me volveré a sentir igual que en aquella ciudad, lo único que sé es que voy a disfrutarlo como si fuese el único y último viaje y así cada uno de los que vengan porque adoro viajar, me da la vida y me hace plenamente feliz y si algo tengo claro, es que hay que luchar por lo que nos hace felices, ese es el verdadero viaje.

S.

Imagen: la felicidad personificada
en un parque de Berlín.

LIEBSTER AWARDS

LIEBSTER AWARDS

Hoy vengo contenta, feliz, entusiasmada y sobretodo muy ilusionada. Con menos de dos meses de vida el blog ha recibido tres nominaciones a los LIEBSTER AWARDS y a mi la única palabra que me sale es gracias, gracias y más gracias. Ya no por la nominación, sino por leerme, por dedicar un poco de vuestro valioso tiempo en mis letras, por cada comentario, por cada me gusta gracias, de corazón.

Y ahora vamos al lío, las nominaciones las he recibido de tres blogs buenísimos de los cuales soy seguidora, Emociones encadenadas , Nuestros instantes eternos y Saragrafias

La nominación consiste en contestar a las preguntas propuestas y para no hacer larguísimo el post he elegido una pregunta de cada una, allí van.

De todas las entradas que has publicado, ¿cuál es tu favorita? De momento, VACÍO, creo que es en la que más me abro como persona y explico sentimientos más duros y una de las decisiones más importantes que he tomado en mi vida.

¿Qué o quiénes te inspiran para escribir? No tengo a nadie en concreto, todo me puede llegar a inspirar, hasta una simple frase dibujada en la pared, depende del día y el momento.

¿Que te hace realmente feliz? Esta es una de las preguntas más díficiles que nunca nadie me había hecho. La he tenido que pensar mucho porque hay tantísimas cosas y emociones que me hacen feliz que es muy díficil elegir hasta que he llegado a la conclusión de que existe algo sin la cual no podría hacer nada de lo que me hace feliz, y es la libertad. Bendita libertad. No me imagino una vida sin ella y es que las sensaciones que te produce el poder hacer lo que quieras y lo que te propongas es algo grandioso. Hubo un tiempo en mi vida en el cual no disponia totalmente de esta libertad y creo que por eso hoy en día la valoro tanto. Así que rotundamente, lo que me hace realmente feliz es la LIBERTAD.

Después de este rollazo os dejo a mis nominados:

Mensajes sin remitente

Nunca dejes de volar

Señorita Saudade

No sin mis emes

Instantes imperfectos

Todos tienen algo especial, pasaos a echar un vistazo, merecen la pena.

Un abrazo.

S.

 

 

 

CUERDAS

CUERDAS

Cada acción de nuestras vidas
toca alguna cuerda
que vibrará en la eternidad.
Edwin Hubbell Chapin

 

Por un momento llegué a imaginármelo. Cuando leí esta frase, llegué a imaginarme el mundo lleno de cuerdas, cuerdas que vibran, cuerdas que se mueven con nuestras acciones y decisiones. Cuerdas que no tienen fin, que se unen con las de las personas que nos cruzamos en el camino, con las que compartimos nuestras vidas o con las que simplemente hemos coincidido un momento, un momento en el cuál hemos tocado esa cuerda, la que vibrará siempre recordando lo que hicimos y las consecuencias que asumimos.

Quizás me pasé, quizás mi imaginación llegó demasiado lejos, pero que importa, para eso la tenemos, para dejarla volar. Pero sinceramente pienso que aunque sea metafóricamente, esto es así, cada decisión que tome vibrará para siempre, los hechos no los borra el aire ni el tiempo, lo hecho, hecho está y a consecuencia todo lo que venga después.

Hoy he recordado esta frase porque justo hace un mes que escribí el primer post de este blog, han sido sólo 30 días pero soy enormemente feliz por el simple hecho de que puedo decir bien alto y claro que mis miedos se han callado, los he guardado en el rincón oscuro de mi ser y no pienso sacarlos de ahí. Me he demostrado a mi misma que querer es poder, que aunque nos lo digan mil veces nosotros mismos somos los únicos capaces de grabarnoslo en las entrañas.

Confieso que mi mayor miedo antes de comenzar con este blog era el hecho de mostrar públicamente mis sentimientos. Soy una persona a la cuál le cuesta abrirse y esto es por decirlo sutilmente, “abrirse en canal“, es mostrarme desnuda totalmente, sin trampa ni cartón, dando todo lo que tengo dentro sin esperar nada a cambio, simplemente mi propia satisfacción. Y el miedo era que desapareciese justamente eso, la satisfacción que sentía al desahogarme escribiendo, creía que por saber que otras personas me leerían esto cambiaría y yo misma cambiaría mi manera de escribir. Pero nada ha sido así, soy la misma de siempre, con los mismos arrebatos de siempre y las mismas ganas de siempre. No, perdón, rectifico, ahora me siento un poco mejor, el saber que, aparte de a mí misma, mis palabras pueden ayudar a alguien, es más grande que el propio placer de escribir.

No puedo acabar sin darle las gracias a la culpable de este blog, a la que cada día me daba el empujoncito y me lo sigue dando, a la que siempre me apoya, a la que siempre tiene las palabras adecuadas, a esa que es capaz de iluminar hasta los días más oscuros, GRACIAS.

 

S.

 

CAMINO

CAMINO

If you wanna make the world a better place,
take a look at yourself, and then make a change

“Si quieres hacer del mundo un lugar mejor,
echate un vistazo y entonces, haz un cambio”
Man in the mirror – Michael Jackson

 

Hay momentos en la vida en los que nos sentimos cansados, agotados, casi sin aliento para poder continuar. Momentos en los que por mucho que andemos, por mucho que nos esforcemos en avanzar, no vemos resultados. En esos momentos es cuando hay que parar, respirar hondo y cambiar de destino. No podemos forzar a la vida, no podemos vivir algo que no está hecho para nosotros. Posiblemente, tardemos tiempo en darnos cuenta, nos tendremos que dar muchos golpes en callejones sin salida, pero la misma fuerza que hemos utilizado para reponernos de esos golpes, tenemos que utilizarla para cambiar de camino. Cambiar a un camino donde no haya calles sin salida, donde no haya personas dispuestas a absorbernos o contagiarnos su mala energía, un camino donde seamos felices y aunque haya caídas y golpes, que se compensen con la felicidad diaria.

Que fácil suena así, ¿verdad? Cambiar de vida, de costumbres, de compañías, de parejas, de casa, de trabajos, de lo que sea, así de fácil, con un click en tu cabeza, salir de tu zona de confort. No, no es fácil, ni rápido, ni placentero. Es algo duro y de lo que tenemos que estar seguros y aunque no lo estemos, arriesgar, intentar, apostar por una mejor calidad de vida. Y sobretodo por una vida que esté llena de cosas y personas que te provoquen sonrisas, porque una sonrisa puede cambiar tu vida en un solo segundo.

 

El otro día leyendo una entrevista a un famoso cantante y con una carrera de más de 20 años, explicaba que él empezó a tocar la guitarra un día en el que su madre fue a apuntarlo a una escuela de karate, justo esa tarde la escuela estaba cerrada y al lado estaba la academia de música, donde casualmente había una oferta en clases de guitarra. La madre en ese momento lo único que quería es entretener al niño por las tardes porque era bastante movido, así que decidió apuntarlo a las clases de guitarra, total, ella iba a conseguir lo que quería, estar tranquila por las tardes. Y así fue como uno de los mejores cantantes y compositores de este país empezó. ¿Curioso no? Cómo una pequeña decisión, un pequeño detalle, puede cambiar tu vida tan radicalmente.

Alomejor no es un cambio instantáneo, alomejor no depende de ello tu vida, pero a la larga, conforme pasen los años, podemos darnos cuenta de que somos lo que somos por las decisiones que tomamos, por los cambios que realizamos en nuestra vida o por los que no hacemos. Los cambios no siempre son buenos, hay mucha gente que toma decisiones desacertadas o que cambia de trabajo y es a uno peor, o cambia de ciudad y no es feliz, o decide casarse pensando que arreglara sus problemas y acaba separándose, podría poner miles de ejemplos que no funcionan y son un error, pero creo, con total sinceridad, que todas esas personas, que han tomado esas decisiones y han fracasado, son las personas más valientes del mundo, porque siguen sus sueños, sus deseos, sus inquietudes, luchan por lo que quieren, pese a quién le pese y tener esa actitud no corresponde a una persona cobarde. Sabían lo que arriesgaban y sabían lo que podían ganar, lo intentaron hasta el final aunque no pudo ser, sí, fracasaron, pero, ¿les hace peores personas? No, todo lo contrario, han vivido más, tienen más experiencia en la vida y saben perfectamente lo que quieren y lo que no en sus vidas y estoy segura de que seguirán luchando por conseguir ser felices y tener la vida que quieran tener.

 

Nunca podremos saber si algo va a salir bien, si algo va a funcionar, o si las cosas irán a mejor tomando alguna decisión, nadie tiene esas respuestas, pero para encontrarlas hay que vivir, hay que salir, hay que disfrutar y poco a poco ir contestandonos nosotros mismos lo que queremos ser, lo que queremos encontrarnos y lo que no queremos tener cerca. Cuando no sabemos si el camino es el correcto, la única solución es seguir caminando, caminando hacía lo que somos y hacía la vida que queremos vivir. Eso sí, con la sonrisa siempre puesta.

 

S.

Imagen: Capdevànol, Barcelona,
todos los caminos, por muy duros que sean, tienen fin.


	

CICATRICES

CICATRICES

El dolor por momentos se hace casi insoportable,
pero lo que no te mata te hace implacable.
Cada uno en su universo
siente su dolor como algo inmenso.
El amor nos da la vida y su ausencia
nos mata un poco cada día.
Respirar – Bebe

 

Dolor. Ese sentimiento que todo el mundo conoce. Tan fuerte y tan nuestro. Tan subjetivo y tan real. Antes de escribir este post he decidido buscar el significado de dolor en la RAE y así lo define: “Sensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo por causa interior o exterior” o “Sentimiento de pena y congoja”. Valiente la persona que se haya atrevido a escribir esto, ¿no creeis? ¿En qué momento se le puede ocurrir a una persona el significado de dolor? Yo, jamás sería capaz.

Nunca soy capaz de definir cuánto me duele una parte del cuerpo, ni el sentimiento que eso me provoca. Pero menos capaz soy todavía de definir el dolor que me causan las cosas externas, el dolor provocado por personas o por problemas que de vez en cuando nos pone la vida. Y a veces hay dolores que nunca se olvidan, que se quedan grabados en forma de cicatrices dentro de tus entrañas y sabes que por mucho que pase el tiempo, seguirán estando ahí, no las verás pero las sentirás, de vez en cuando sin saber por qué, te darán una punzada desde lo más profundo de tu alma y te harán recordar el dolor que sentiste, lo mal que lo pasaste y la cantidad de lágrimas que derramaste. Pero, ¿sabéis que? También os recordarán lo fuerte que fuisteis pasando aquello, lo valientes que sois por haberlo superado y sobretodo os recordarán que por muy malo y muy doloroso que algo sea, todo acaba, todo se consume y acaba siendo una simple cicatriz.

Quedémonos con eso, con el final, con la cicatriz. Debemos mirarla con otros ojos, desde otra perspectiva, sabiendo que fue algo malo que ya pasó y que nos ha hecho mejores personas, más fuertes, más sabias y más valientes. Y cuando nos dé esa punzada recordando el dolor provocado, tenemos que mirarla a los ojos y repetirnos una y otra vez a nosotros mismos que ahora somos felices, que eso fue cosa del pasado y que nunca, nunca más dejaremos que nadie nos vuelva a dejar una cicatriz igual.

Hay que vivir, hay que luchar por lo que queremos, perseguir nuestros sueños, arriesgarnos, atrevernos, tomar decisiones, realizar cambios, caernos, fracasar, levantarnos, volver a abrir los ojos y completar el círculo de nuevo, así es la vida y estaremos llenos de cicatrices y moratones en nuestro interior pero no nos detengamos en sentirlos de nuevo, no le demos importancia, tenemos que dejarlos dentro, tapados, en silencio y que su única función sea hacernos mejores, recordarnos las experiencias vividas y quedarnos con los buenos momentos que nos dieron.

Pero sobretodo y lo más importante que quería decir hoy es que ese dolor de que os hablaba al principio es nuestro y sólo nuestro. Y el que siente la persona que tenemos al lado también es únicamente suyo y ella es la única que puede decidir cómo sentirlo, cómo vivirlo y cómo afrontarlo.

Como dice la canción, “cada uno en su universo siente su dolor como algo inmenso” así que por favor dejemos que cada uno vivamos en nuestro propio universo y no queramos que los demás sufran lo mismo que nosotros, no existen dos personas iguales en el mundo por lo tanto no existen dos dolores iguales, tengamos más empatía con el resto de personas y que cada una lo sobrelleve de la manera que sabe o que puede. Porque al final esas punzadas recordando lo vivido sólo las vamos a sentir nosotros.

 

S.

Imagen: La Massana, Andorra,
un día de verano dónde el dolor no existía.

 

ALGO NACE HOY

ALGO NACE HOY

Bienvenidos todos al momento,
en que lo sueños se visten de gala.

Nos sentimos a veces pequeños,
así es la vida no se que esperabas.
Tiempo de espera – Vanesa Martín

 

Se acabó el tiempo de espera… Llevo días pensando en que decir, nada se me ocurría, llegué a la conclusión de que esa inspiración jamás llegaría, nunca vas a tener una idea genial cuando la estas buscando, nada aparece cuando tu quieres sino que es todo al contrario cuando nada parece que vaya a cambiar algo hace un click diferente que lo cambia todo. Así que decidí dejar de pensar y esperar a sentarme enfrente de las teclas y soltarme, sabía que era la única manera en la que me saldría algo decente para inagurar este blog.

Debería empezar explicando que vais a encontrar aquí, sería lo ideal sí, pero ni yo lo sé así que esto va a ser un poco difícil. No tengo una idea clara de como enfocar esto ya que no es algo que lleve mucho tiempo estudiando sino que quiero transformar mi forma de desahogo en blog. Aunque para ser sincera nunca ha sido un deseo mío, no se me había pasado por la cabeza la idea hasta que llegó esa mitad nuestra que nos conoce más que nosotros mismos y nos abre los ojos y nos ayuda y apoya cada día para que crezcamos como personas y seamos mejores. Y así fue, esa idea se me metió en la cabeza y no había manera de sacarla y he decidido dar el paso, crear algo que merezca la pena y pueda ayudar a alguien más aparte de a mi misma.

Hay días que tengo la manía o costumbre de escribir como me siento, o que me ha sucedido o a alguien de mi alrededor o algo que nunca me ha pasado pero me apetece ponerme en la piel de esa persona, o simplemente algún pensamiento que haya tenido en la cabeza ese día. Cualquier frase o texto que lea y se me quede rondando por la cabeza más de 5 minutos es digno de ser analizado, o por lo menos así lo veo yo. No creo en las casualidades así que si algo te llama la atención más de lo normal, párate a observarlo porque algo tiene que enseñarte.

Poco más os puedo decir sobre lo que voy a escribir porque ni yo misma lo sé, me voy a dejar llevar y continuaré utilizando la escritura igual que lo he hecho hasta ahora, mi mejor manera de desahogarme y expresarme, quién quiera pasar está invitado. Lo que sí os puedo asegurar es que no vais a encontrar consejos de cómo afrontar la vida, ni preciosas historias de amor, ni frases cargadas de filosofía, serán simples textos de una persona con una vida cotidiana y normal pero con muchas ganas de escribir y explicar que le pasa por dentro.

Para acabar vuelvo a la canción del principio y sí, ahora mismo me siento muy pequeña, se que soy una pequeña parte en todo esto, todos mis textos serán pequeñas historias pero contarán al fin y al cabo, todos nosotros contamos en esta vida, todo lo que hagamos cuenta e importa, así que así es la vida y hay que vivirla.

S.