A ti, que me besabas con la mirada.

A ti, que sólo con olerte te amaba.

A ti, que tan bien de mí hablabas.

A ti, que prometias tantas palabras.

A ti, que tan fácil creabas mis sueños.

A ti, que supiste hacerme feliz.

A ti, que tantas palabras mudas dijiste.

A ti, que mi piel erizabas.

A ti, que tantos te quieros te dediqué.

A ti, que te resultó tan fácil marchar.

A ti, amor, que me enseñaste

lo difícil que a veces es vivir.

S.