OLVIDO

OLVIDO

Mario Benedetti dice:
“Después de ese dolor redondo y eficaz,
pacientemente agrio, de invencible ternura,
ya no importa que use tu insoportable ausencia
ni que me atreva a preguntar si cabes
como siempre en una palabra.”

Y ahora es cuando yo me pregunto, ¿cómo puede ser que alguien quepa en una sola palabra?

Creo que la mayoría hemos pasado por ese momento, esa época en la que todo nos recuerda a la misma persona. Vemos su mirada en todos los sitios, olemos su colonia en cualquier lugar, las canciones se empeñan en recordarnos el dolor y las palabras no nos salen si no son para hablar de él.

Sientes un dolor indescriptible porque no es físico pero a la vez algo por dentro te quema, si lo nombran te clavan un cuchillo y si lo ves tus ojos derraman lágrimas de sangre. Incluso sientes vergüenza por reconocer tus debilidades, por admitir que te cuesta vivir sin alguien. Los días pasan como pasan las hojas del calendario, sin importarle a nadie, sin dejar una huella en tí.

Pero poco a poco el dolor se hace menos intenso y más soportable, las canciones comienzan a alegrarte los días, conoces nuevos olores que te hacen olvidar, comienzas a recuperar el sueño perdido y sobretodo llenas tu cabeza con nuevos sueños por cumplir. Y así paso a paso, cambio a cambio, hay personas que caben en una palabra, OLVIDO.

S.

Anuncios

PERSONAS

PERSONAS

I’m amazed by the things that you would sacrifice
just to be there for me.
When I’m with you, I’m standing with an army.

“Estoy sorprendida de las cosas que sacrificarías
sólo para estar allí para mí.
Cuando estoy contigo, estoy de pie con un ejército.”

Army – Ellie Goulding

Nos alimentamos de las personas que tenemos a nuestro alrededor, somos lo que sentimos, lo que nos hacen sentir. No quiero a mi alrededor a nadie negativo, no quiero malas energías, ni muchísimo menos pensamientos tóxicos. Ya tenemos suficiente cada uno con los nuestros.

Por suerte existen personas llenas de luz y energía. Personas que hacen del mundo un lugar mejor. Que te hacen mejor persona. Son capaces de cambiar tu estado de ánimo cuando ni tú misma lo consigues, capaces de cambiar tu visión, de hacerte ver la vida de otra manera, capaces de proyectar su luz. Saben todo de tí, lo bueno y lo malo. Aún así, conociendo todas tus sombras, deciden quedarse a tu lado, comparten su tiempo y su vida contigo y además te ayudan a ser felices. Todo esto a cambio de absolutamente nada.

Están a tu lado en todo momento, aún cuando no las ves, o no hablas con ellas pero tienes la sensación y la seguridad de que siguen estando ahí. Personas que no te dicen lo que quieres escuchar, que no permiten que cometas errores, que no te adornan los oídos ni te llenan la cabeza de pajaritos.

Personas que te hacen tener los pies en la tierra, que te abren los ojos, que da igual si les haces caso o no, da igual si sigues sus consejos o en cambio, continúas con tu camino y acabas chocándote, estarán ahí, a tu lado, como sabías que iban a estar. Ojalá existieran más personas así.

Y ahora, espero y deseo que cada uno de vosotros que estaís leyendo esto, podáis pensar: “Sí, yo tengo ESA persona“. Cuidemos de ellas como el valor más preciado que tenemos porque a fin de cuentas, son eso, un tesoro que vale oro.

Y a ti, mi persona, no me saldrán adjetivos para describirte, pero sabes que eres mi ser de luz, te necesito para continuar mi camino y te debo tanto que me harían falta cinco vidas para devolvértelo.

S.

Imagen: un día nublado en Berlín,
dos personas felices, sonriendo, contemplando la vida.