HE VUELTO.

HE VUELTO.

Sí, he vuelto. He vuelto a respirar. He vuelto a querer respirar. He vuelto a caminar. He vuelto a creer en algo. No significa que haya vuelto la felicidad, pero sí la fuerza y las ganas de luchar. Algo ha cambiado, algo ha llegado a nuestras vidas para cambiarlas para siempre. Ha entrado algo que es mucho más fuerte de lo que nunca hubiésemos podido imaginar, pero nosotros, juntos, también estamos siendo más fuertes de lo que pensábamos. Algo ha llegado para quedarse, para revolverlo todo, para hacernos daño, para ponernos al límite y para hacernos sufrir, pero lo que no sabe esque estamos dispuestos a luchar, a pelear, a resistir y sobretodo a vivir.

Que nuestras ganas de seguir son invencibles y que aunque nos cueste días y noches de sudor y lágrimas saldremos de esta, porque tenemos alguien por el cuál luchar, alguien que se merece todo en este mundo y alguien al cuál jamás le soltaremos la mano.

Así que a tí, si tú, que la vida te ha puesto aquí en medio para hacer daño a tantas familias, no nos vamos a rendir, no vamos a bajar la guardia, seguiremos luchando igual que estos meses y tarde o temprano tendrás que marcharte por donde has venido, porque este no es tu lugar y porque esta familia no va a dejarse ganar.

S.