ERROR

ERROR.jpg
No hay que evitar cometer errores, sólo hay que aprender a digerirlos y convertirlos en experiencia. Berlín.

Te ví marchar, como quién ve a los pájaros volar,
inmóvil y sin respirar,
incrédula y sin pestañear.
A veces creo que fue un error,
darte todo de mí sin esperar nada a cambio,
abrirte mi corazón para que entrarás
y lo alborotaras.
Te dejé jugar conmigo.
Fuiste mi paz y mi delirio.
Mi abanico en las tarde de verano
y mi abrigo en los inviernos fríos.
Pero te fuiste, y ahora no cometo error
cuando te digo adiós.

S.

Anuncios